Jonas Brothers, ¿Los perdedores de 2010?