Ritmo, baile y lagrimas en “Bailando por un sueño”

En una noche donde hubo ritmo, peleas y hasta lágrimas, quedó inaugurado el ritmo Dance en la pista de Bailando por un sueño. Peter Alfonso fue el encargado de abrir el show y sorprendió con sus movimientos. Además, Eugenia Lemos abandonó llorando el set de grabación y el jurado fue mucho más exigente con Zaira Nara, tal como te lo habiamos anticipado.

Peter Alfonso se presentó en la pista luciendo un look que imitaba al legendario John Travolta: traje blanco, camisa negra y un engalonado jopo. Al ritmo de Love Today, el productor consiguió muchos alagos, aplausos y unos excelentes 36 puntos. Hasta el frío Marcelo Polino reconoció que la pareja “le había vendido la historia“.

Antes de bailar, Zaira Nara aseguró que su hermana Wanda es bruja, porque cada vez que le dijo algo eso se cumplió. Ante las preguntas de Marcelo Tinelli, la modelo confesó: “Ella me dijo, ‘este chico no es para casarse’” (en referencia a Diego Forlán) y agregó: “Una lástima que me di cuenta 40 días antes“. Su performance fue duramente criticada, aunque obtuvo 28 puntos.

Luego, Eugenia Lemos continuó su embestida contra Polino: “Te traje un corazón de piedra para que te haga juego con la cara“, dijo. Sin embargo, el humor iba a cambiar mucho luego de su presentación. Ante las nuevas críticas, la bailarina salió corriendo de la pista sin escuchar la devolución del periodista. Marcelo fue a consolarla, pero ella no podía dejar de llorar. La pareja sumó 26 unidades.

Finalmente, Adabel Guerrero llegó con flores para todos. Tras un excelente baile, la vedette debió escuchar las irónicas devoluciones de los jurados (molestos porque ella habría dicho que Pachano es el único que sabe de baile). “El señor no estudió nada, no es el único capacitado para evaluarte“, dijo Alfano. Inmediatamente después, Anibal aseguró que Graciela sólo buscaba protagonismo y todo terminó en fuerte cruce de acusaciones. Luego de semejante lío, Polino cerró la votación con un 7 y Adabel se retiró con 36 puntos.